Compartir

El conjunto azulón, dirigido por tercera campaña consecutiva por Luis García Plaza, llegó al inicio liguero con muchas dudas después de una pretemporada muy irregular en cuanto a resultados que se saldó con cuatro derrotas, tres empates y una sola victoria.

La llegada como único refuerzo del lateral izquierdo Roberto Lago y el regreso de los cedidos Álvaro Arroyo y el venezolano Miku, contrastaba con la marcha de jugadores importantes dentro y fuera del vestuario como el marroquí Abdel Barrada, el centrocampista Xavi Torres o el veterano Mané.

La incertidumbre sobre el nuevo proyecto deportivo del técnico madrileño pronto se transformó en pesimismo viendo el arranque liguero del equipo, superado en Anoeta por la Real Sociedad (2-0), en el José Zorrilla por el Valladolid (1-0) e incapaz de ganar al Almería en el Coliseum (2-2).

Horas antes del cierre de mercado, el pasado 2 de septiembre, aún habría tiempo para que Álvaro Vázquez, uno de los tres delanteros del equipo, pusiera rumbo al Swansea galés, y el central argentino Lisandro López recalara en el club madrileño.

El debut del defensa con la camiseta azulona en el estadio de Santo Domingo, frente al Alcorcón, no pudo ser peor. El conjunto alfarero, repleto de suplentes y canteranos, le endosó una goleada de escándalo al Getafe (6-1), que salió humillado del encuentro dando una imagen de estar superado por las circunstancias.

Tras ese encuentro, llegó otro dos días después frente a la Gimnástica Segoviana, de Tercera división. Lo mejor fue el resultado, una victoria por 0-2 algo engañosa, puesto que el marcador no se abrió hasta los 86 minutos.

“No hemos empezado muy bien, creo que hemos tocado fondo”, dijo el portero Jordi Codina el viernes pasado, antes de afrontar un parón de trabajo de dos días y medio que se reanuda hoy, con un entrenamiento vespertino que abre una semana clave para el futuro del club azulón.

Levantar el ánimo y cambiar la actitud sobre el terreno de juego deben ser las premisas de esta semana para llegar a mejorar la solidez defensiva y los registros goleadores del equipo.

Un nuevo tropiezo el domingo en el Coliseum frente a Osasuna, que aún no ha puntuado y es colista de la categoría, podría agravar la crisis de juego y autoestima del equipo antes de la visita al Santiago Bernabéu, el próximo 22 de septiembre, para medirse al Real Madrid. David Ramiro