Quantcast
sábado, 5 diciembre 2020 13:19

China evita pronunciarse sobre la elección de Tokio en medio de tensiones

“Sí, hemos tenido noticia de ello”, se limitó a responder hoy el portavoz chino de Exteriores, Hong Lei, al ser preguntado por la victoria de la candidatura nipona que anunció el sábado el Comité Olímpico Internacional en Buenos Aires, que descartó a Madrid y Estambul.

Hong, que respondió con evasivas a otras preguntas sobre esta cuestión, sí señaló que a China le gustaría compartir su experiencia como sede de los Juegos Olímpicos de 2008, pero a través del Comité Olímpico Internacional (COI).

“Ambos países son miembros de la gran familia que es la COI, ahí sí nos gustaría compartir la experiencia de albergar unas Olimpiadas”, puntualizó.

Hong tampoco quiso clarificar si China enviará una felicitación formal al Gobierno japonés y se limitó a trasladar la pregunta al Comité Olímpico chino.

Los medios de comunicación oficiales chinos se mostraron hoy distantes ante la victoria de la candidatura tokiota.

Así, el diario “Global Times” recuerda las visitas de líder japoneses al templo de Yasukuni, donde se conmemora a varios criminales de guerra, para afirmar que si esos homenajes continúan el mundo debe replantearse si “un país que ha rendido tal tributo a criminales de guerra brutales durante años merece ser anfitrión de tal evento que defiende la paz y la armonía”.

Preguntado sobre el estado de las relaciones bilaterales, Hong volvió a manifestar el enfado de China con Japón e instó a Tokio a “corregir su postura” y “hacer frente a la Historia”.

El portavoz hacía referencia al conflicto abierto entre Tokio y Pekín sobre las islas Diaoyu (llamadas Senkaku por Japón), cuya soberanía se disputan ambos países.

En este conjunto de islas, ubicadas en el Mar de la China Oriental, ambos países tienen desplegados barcos patrulla desde hace meses, si bien no se ha registrado ningún conflicto directo hasta el momento.

Aunque el contencioso por estas islas -y el lecho marino adyacente, que se cree es rico en hidrocarburos- se remonta a décadas atrás, la situación empeoró en septiembre de 2012 por la decisión japonesa de nacionalizar tres de los cinco islotes del archipiélago, adquiridos a un empresario nipón.

Desde entonces, se han sucedido continuas acusaciones por parte de ambos países sobre barcos que “irrumpen en aguas nacionales” o manifestaciones antiniponas en Pekín que despertaron el sentimiento de los chinos contra Japón.

Ni el encuentro informal entre los mandatarios de ambos países, Xi Jinping y Shinzo Abe, en la cumbre del G20 celebrada la semana pasada en San Petesburgo (Rusia), pareció ayudar a mejorar las relaciones.

Lejos de señalar una mejora, poco después el portavoz chino en Pekín aseguró que “todavía hay dificultades”.

Comentarios de Facebook