Compartir

El salón desde el que numerosos deportistas españoles y miembros de la organización seguían el transcurso de las votaciones de los miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) se quedó en silencio al conocerse que la capital de España quedaba fuera de la carrera frente a Estambul.

Cuando el presidente del COI, el belga Jacques Rogge, anunció que había un empate entre Madrid y la ciudad turca, se vivieron momentos de confusión al entenderse que era Tokio la que había sido eliminada.

Todos en pie aplaudieron el supuesto pase de Madrid a una segunda votación junto a Estambul, pero la alegría duró apenas unos segundos, hasta que Rogge volvió a explicar que el empate era entre los menos votados.

“¡Vamos Madrid!”, gritaron entonces algunos de los deportistas, entre ellos el exjugador de voleibol Rafa Pascual, que se había mostrado durante todo el día convencido del triunfo de la candidatura española.

Cuando el presidente del COI anunció que era Madrid la ciudad eliminada el salón se quedó totalmente en silencio.

“No nos ha dejado ni intentarlo” o “no me lo puedo creer”, eran algunas de las frases que los componentes de la delegación española se repetían unos a otros después.

Sólo dos periodistas de la televisión japonesa mantuvieron la espectación para ver que sucedía con Tokio.