Quantcast
miércoles, 21 octubre 2020 12:38

Valencia, expectante en las horas previas a su sueño como subsede olímpica

La ciudad confía en que sus inmejorables condiciones para la práctica de la vela, con un viento característico y apreciado internacionalmente, y su excepcional y exigente campo de regatas, al que se accede de forma rápida por un canal desde la dársena, contribuyan a impulsar la propuesta de Madrid.

Valencia vivirá en directo el anuncio oficial de la sede de los Juegos Olímpicos de 2020, ya que está previsto el seguimiento de las votaciones en un acto privado en la escuela municipal de vela, en el puerto, con la presencia de trescientos invitados.

Si Madrid resulta elegida, esa misma noche, se festejará por primera vez en Valencia la elección como subsede con un castillo de fuegos artificiales en la Marina Real Juan Carlos I.

Además, en caso de ganar, en el triatlón que se celebrará el domingo en Valencia se exhibirá una pancarta conmemorativa de la elección de Madrid y elementos decorativos de la subsede en la zona de entrega de premios.

El martes 10 de septiembre se realizaría una celebración oficial de la designación como subsede con la presencia de las principales autoridades en el puerto de Valencia.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ya se encuentra en Buenos Aires, donde mañana se hará el anuncio oficial de la sede y donde hoy tiene previsto asistir a la ceremonia de apertura de la 125 sesión del Comité Olímpico Internacional (COI).

Antes de partir, Barberá aseguró que viajaba con “la maleta cargada de ilusión y orgullo por ofrecer al mundo el mar de Valencia”.

Barberá afirmó que no es una desventaja para Madrid que sus rivales por acoger los Juegos de 2020 sean ciudades costeras, porque la capital española “tiene el mar en Valencia a hora y media de AVE, a lo mejor a menos tiempo que muchos habitantes de Tokio”.

Valencia ofrece un campo de regatas con cinco espacios situados frente a las playas urbanas de La Malvarrosa, Las Arenas y El Cabanyal, lo que asegura que puedan ser seguidas in situ por más de 500.000 personas, algo “excepcional” en vela.

El dossier de la subsede subraya que la ciudad también destaca por sus “excelentes infraestructuras”, tanto en carreteras -1.100 kilómetros de autopistas y autovías-, como en transporte aéreo, marítimo y ferroviario, especialmente con la alta velocidad.

Igualmente, resaltan su estructura turístico-hotelera, con una oferta de 12.200 habitaciones repartidas en más de 110 hoteles y su “experiencia” en la organización de grandes acontecimientos deportivos como la Copa del América de vela, que Valencia organizó en 2007 y 2010.

La subsede de Valencia ya tiene ejecutadas el noventa por ciento de las infraestructuras necesarias, entre ellas, el edificio de transmisión televisiva, con una sala de prensa para quinientos periodistas y la antigua estación marítima, habilitada para 1.400 periodistas y que también se ha usado en las pruebas de Fórmula Uno.

También dispone del Edificio del Reloj, una construcción portuaria remodelada que los responsables de la subsede ofrecen para cubrir las necesidades representativas del COI, de los tinglados -almacenes modernistas del puerto- y de las bases como espacios polivalentes.

Entre el diez por ciento de las infraestructuras pendientes de construir está el centro de regatas, la adaptación de los amarres de la Marina sur y la construcción de la grada.

Por lo que respecta la “villa olímpica”, Valencia ofrece los hoteles del entorno de la Marina, a menos de doscientos metros del centro de regatas y los campos de competición.

Si Madrid logra su objetivo, Valencia sería subsede olímpica por segunda vez, tras haberlo sido de fútbol con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona, que se celebraron en 1992.

En aquella ocasión, la selección española de fútbol disputó sus partidos en el campo de Mestalla tanto en la fase de grupos como en los cuartos de final y la semifinal, en la que se clasificó para disputar la final con Polonia en Barcelona, donde conquistó la medalla de oro.

En la competición de vela de los últimos Juegos Olímpicos, disputada en Weymouth (Londres) en 2012, hubo diez pruebas, seis en categoría masculina y cuatro en la femenina.

En los próximos Juegos Olímpicos, en Río de Janeiro (Brasil) en 2016, la competición de vela se disputará en la Bahía de Guanabara y la Federación Internacional de Vela (ISAF) ha introducido algunos cambios aunque todavía no ha decidido las clases de vela que competirán en 2020.

Comentarios de Facebook