Compartir

En una rueda de prensa en Buenos Aires, donde el próximo sábado el COI elegirá a la sede de los Juegos Olímpicos de 2012, Rogge destacó el dopaje y las apuestas ilegales como dos de las grandes dificultades con las que él se ha encontrado durante sus 12 años al frente del organismo internacional.

“Hemos avanzado en el dopaje al aumentar el número de pruebas y adaptarlas a las circunstancias. Es mucho más difícil doparse hoy que hace diez años, pero el dopaje forma parte del deporte como la criminalidad de la sociedad”, dijo.

En la última comparecencia en solitario ante los medios de comunicación que realizará en Buenos Aires, Rogge hizo una evaluación de sus años al frente del COI.

“No siempre ha sido un placer, pero ha sido apasionante y un privilegio. En general, el haber podido concretar seis Juegos Olímpicos y dos de la Juventud es mi mayor éxito, porque lo importantes es conseguir unos juegos excelentes para los atletas”, aseguró.

Dijo que se va “sin nostalgia”, porque “no me fijo en el pasado, si no en mi vida futura, que va a seguir estando vinculada al COI”.

También explicó los detalles del último informe elaborado sobre la evolución de los preparativos para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que se celebrarán en 2016.

“La construcción de las infraestructuras debería ir a un ritmo mas elevado. Somos optimistas, aunque hay que tener en cuenta que el tiempo pasa muy rápido”, aseguró.

En ese contexto, y en referencia a las protestas que tuvieron lugar en la ciudad brasileña por la elevada inversión que supone la puesta a punto para los Juegos, Rogge explicó que la obligación del COI es demostrar el “buen legado” que estos dejan.

“Un legado importante y sostenible tanto en lo urbano como en lo humano para el país y para la región”, sostuvo.

Respecto a las posibilidades de Madrid, Tokio y Estambul de alzarse con la victoria el próximo sábado, el presidente del COI no quiso pronunciarse.

“No puedo hacer comentarios dos días antes, pero las tres propuestas son muy buenas y cualquiera podría organizar unos muy buenos juegos”, dijo.

Finalmente, Rogge, en tono de broma, aseguró que lo único que no consiguió hacer durante los últimos 12 años fue “acostarme en mi cama a un horario decente y dormir por la mañana”.

“Cumplí con mi deber. Si esto ha beneficiado al COI, soy feliz”, puntualizó.