Compartir

“No hay ninguna debacle en el deporte cubano, lo que pasa es que estamos en otros tiempos, en tiempos más complejos, y tenemos que adaptarnos a esos tiempos y tenemos que saber cómo hacer bien las cosas en esos tiempos”, declaró Díaz-Canel durante el recibimiento en La Habana a la selección cubana que asistió al Mundial de Judo en Brasil.

El vicepresidente cubano elogió “la calidad humana, revolucionaria y el compromiso” de la delegación de judo de la isla, que obtuvo dos medallas de oro y un bronce en la modalidad femenina por equipos en el torneo que finalizó el domingo en Río de Janeiro.

En ese sentido, Díaz-Canel calificó la actuación de los judocas como una “lección” para los deportistas cubanos.

“(Una lección de) que podemos hacer más, que tenemos que mejorar un grupo de condiciones de entrenamiento y de vida de ustedes, pero que también como estamos podemos hacer más y podemos lograr resultados”, sostuvo.

En los últimos años el bajo rendimiento de disciplinas destacadas en Cuba como el atletismo, el voleibol y fundamentalmente el béisbol han puesto en tela de juicio la situación del deporte cubano, a lo que se suman las deserciones de varios deportistas.

En agosto pasado el diario oficial Granma, portavoz del gobernante Partido Comunista de Cuba, consideró en un artículo que el deporte cubano ha “retrocedido” y está “distanciado de los preceptos del deporte revolucionario”.

La críticas del diario fueron publicadas a raíz del Mundial de Atletismo de Moscú, donde la delegación de la isla bajó sus resultados.

En un artículo posterior el periódico abordó también la posibilidad de que Cuba inserte a sus deportistas en el profesionalismo, y dijo que la isla tiene “valores” y “cualidades” para hacerlo sin perder los principios del deporte revolucionario.