Compartir

Sanz es un base de 20 años y 1,88 metros, criado como jugador en la cantera del Real Madrid y que disputó la temporada pasada en el Obradoiro, equipo con el que hizo su mejor partido de la pasada campaña precisamente contra el Fuenlabrada, cuando en la jornada 19 logró 13 puntos y 3 asistencias en 19 minutos de juego.

Su aportación será tanto como tercer base del primer equipo, junto a Cabezas y Pérez, como de director de juego del Fundación Baloncesto Fuenlabrada, el recién creado filial 'naranja' que milita en Adecco LEB Plata, la tercera categoría del baloncesto español.

Como internacional, el base madrileño fue medalla de bronce en el pasado Europeo sub-20 con la selección española, además de ganar dos campeonatos europeos en categorías sub-16 (2009) y sub-18 (2011), y otro bronce sub-20 en 2012.

Sanz es la novena cara de la renovación acometida por el nuevo Fuenlabrada que dirigirá Chus Mateo esta temporada, y del que ayer se supo la salida del ala-pívot argentino Leo Mainoldi al Caja Rural de Vitoria.

Antes del base madrileño, habían llegado a la disciplina del 'Fuenla' los españoles Román Montañez, Carlos Cabezas y Dani Pérez; el letón Mareks Mejeris, el malí Boubakar Moungoro; y los americanos Andy Panko, Taylor Smith y Alex Hall, aunque éste último jugará cedido en Logroño.