Compartir

Nyad, de 64 años de edad, había intentado la proeza otras cuatro veces y ésta la hizo con una mejor protección contra las medusas a lo largo de casi 166 kilómetros.