Compartir

El Atlético de Madrid superó con todo merecimiento por 1-2 a una Real Sociedad desconocida y prolongó su buena racha en Anoeta, estadio en el que ha ganado en sus últimas cuatro comparecencias. Villa fue un tormento en la primera mitad para la Real, imposible de detener para los centrales blanquiazules.