Compartir

Praga vivió un duelo épico con ingredientes de las grandes confrontaciones de Europa. El Chelsea erigió una línea defensiva adelantada, se agarró a la velocidad y calidad de sus atacantes y hasta se adelantó cuando disponían de un jugador menos en la prórroga.