Compartir

Presionar al máximo. Arriba, en la salida del balón desde la zaga barcelonista, y también en el centro del campo. Con mucha intensidad. «¡Va, va, va!», repetía ayer Djukic en Paterna, exigiendo a sus jugadores el 100%. Se trata de no dejar respirar a los que crean el fútbol en el equipo azulgrana. Esta fórmula mágica, aunque conocida, no tiene una aplicación sencilla. Pocos equipos la han llevado …