Compartir

Los coruñeses defenderán el título que lograron el año pasado ante el Atlético de Madrid y los blancos buscarán un trofeo que se les resiste desde hace 19 años (1994), cuando se impusieron al Deportivo con un solitario gol del chileno Iván Zamorano.

Desde entonces, el Real Madrid disputó otras cuatro veces el decano de los torneos veraniegos, pero fue incapaz de volver a levantar la Torre de Hércules que se lleva el vencedor.

La final entre ambos equipos se repitió en 1995, 2001 y 2007, con triunfos siempre para el Deportivo, que ha conquistado 17 trofeos en 33 participaciones, mientras que el Real Madrid se ha quedado en 8 victorias en las 17 ediciones en las que ha participado.

El torneo refrescará en la memoria del entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, uno de sus batacazos más inesperados cuando dirigía al Milan en 2004 y el Deportivo le remontó en Riazor (4-0) el 4-1 que habían conseguido los italianos en San Siro en los cuartos de final de la Liga de Campeones, competición en la que defendían el título.

Ancelotti regresó después con el Milan para disputar el Teresa Herrera en 2006 y volvió a fallar en el campo coruñés, donde ahora tratará de quitarse aquellas espinas del pasado.

En el banquillo rival, Fernando Vázquez afronta un “torneo de lujo” que le “merece muchísimo respeto” y que le trae “muchos recuerdos”.

El preparador gallego se lo toma con el objetivo de “ganar, que no será fácil”, y, al mismo tiempo, “probar, ver cosas, futbolistas”.

“Será un banco de prueba para la estructura del equipo y definir algunos futbolistas que conozco menos”, declaró.

Vázquez incluso podría hacer debutar en el estadio de Riazor al delantero Borja Bastón, que hoy ha pasado reconocimiento médico con el Deportivo y tiene previsto ser presentado esta tarde.

Si todo transcurre con normalidad, Bastón, que se ha formado en el Atlético de Madrid, trabajará con el equipo coruñés mañana en la última sesión, que se celebrará horas antes del partido de Riazor.

El Teresa Herrera, que habitualmente se celebra antes del comienzo de la Liga, será esta vez un paréntesis en plena competición.

Los abonados del Deportivo accederán a Riazor sin tener que pagar suplementos y el estadio, que ya tiene varias localidades agotadas, presentará una buena entrada.