Compartir

El periódico, portavoz del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único), publicó este lunes un artículo titulado “Cuba no le teme al profesionalismo, el profesionalismo le teme a Cuba”, en el que resalta que la isla “da sus primeros pasos frente a esa geopolítica deportiva mundial”.

“Hoy en la alta competición estar de espalda a esa realidad es igual al fracaso, porque el mundo está de lleno en ella”, consideró el diario, que en los últimos días ha publicado una serie de tres artículos sobre los problemas y retos actuales del deporte cubano.

En concreto, el diario pone como ejemplo los resultados de los peloteros cubanos Alfredo Despaigne, Yordanis Samón y Michel Enríquez, quienes fueron contratados en la liga mexicana de béisbol aún jugando en la serie cubana y sin haber desertado de la isla.

Además de esas incipientes experiencias en béisbol, Cuba ha anunciado su retorno al pugilismo profesional por primera vez tras 51 años, ya que asistirá a la próxima Serie Mundial de Boxeo.

“Tenemos los valores y las cualidades para insertarnos, sin perder los principios que rigen nuestro deporte y sin flagelar el calendario deportivo nacional en aquellas disciplinas que, como el béisbol, son tan seguidas por el pueblo”, señaló el rotativo.

Granma manifestó que actualmente existen “modernos métodos de preparación” que permiten a los atletas conjugar los compromisos del calendario nacional, internacional y de inserción en ligas foráneas sin bajar su rendimiento.

“Actuar de esa manera pondría a los deportistas cubanos de alta competición en igualdad de condiciones con sus adversarios y, aunque el estrés seguiría elevado, al menos los emparejaría con los oponentes”, apuntó.

El periódico criticó, por otra parte, el robo de talentos y las presiones que ha sufrido el movimiento deportivo cubano en ese sentido, y aseveró que los enemigos de la isla atacan al deporte porque con ellos se “está atacando a la revolución”.

“El ataque no cesará, porque en materia deportiva persiguen como objetivos convertir a los héroes en traidores”, consideró el artículo.

El desarrollo deportivo es considerado una de las grandes banderas de la revolución cubana junto a la educación, la salud y los logros de la enseñanza artística.

En los últimos años el bajo rendimiento de disciplinas destacadas en el país caribeño como el atletismo, el voleibol y fundamentalmente el béisbol han puesto en tela de juicio la situación del deporte nacional, a lo que se suman las deserciones de varios atletas.