Compartir

Los frenos pasaron factura a Räikkönen, que tuvo que abandonar. No solo acabó con su racha de 27 carreras puntuando, sino que fue la primera que no acaba desde que regresó en 2012.