Compartir

El Valencia Basket comienza a adquirir forma. Romain Sato por fin aterrizó ayer en Manises, dispuesto a convertirse en uno de los pilares del renovado proyecto de Perasovic y Muedra. El alero centroafricano llegó en un vuelo procedente de París y lo hizo con retraso, debido a la pérdida de su equipaje en uno de los enlaces. El contratiempo no eclipsó la ilusión con la que Sato afronta el reto de l…