Compartir

«Tampoco hay una diferencia abismal, pero ahora estoy un puntito por debajo del resto del grupo y tengo que apretar», reconoce