Compartir

La selección española de baloncesto sumó su cuarta victoria, segunda consecutiva en menos de 24 horas ante Macedonia, que en esta ocasión mostró todas las carencias de un equipo con baluartes que, cuando no están afortunados, no encuentran sustitutos de mínimas garantías, por lo que tan solo aguantó el primer cuarto. De ahí la cómoda victoria (77-55), pese a que tampoco el equipo de Orenga -que no…