Compartir

Con una obra de arte de Griezmann, representada por una espectacular chilena, y con un zurdazo lejano de Seferovic, el francés y el suizo iluminaron la venganza de la Real Sociedad en Gerland y dejaron encarrilado el pase de los donostiarras a la fase de grupos de la 'Champions'. Fue la revancha soñada por la Real, que hace nueve años fue despedida de la Liga de Campeones precisamente a manos del Olympique de Lyon, y también por el propio Griezmann, descartado por su físico por el club galo y ahora protagonista del ansiado regreso del conjunto vasco a la máxima competición europea una década después.

Un pasaporte que no solo permitiría a la Real encontrarse de nuevo con los mejores equipo del mundo, sino también embolsarse como mínimo ocho millones de euros, un dineral para la entidad donostiarra, que gracias a dos golazos y a un equipo que sorprendió por su tranquilidad, superioridad y aplomo ante un rival con escasos recursos que siempre estuvo bajo control. En la vuelta de la previa de la 'Champions', el próximo miércoles, con ventaja tan amplia a domicilio, la Real debe sellar de forma definitiva su billete ante este Lyon que se ha ido quedando sin figuras y ya no asusta como antaño. Los realistas también han perdido a varias, pero van a más.

Con el encuentro decidido a favor de los realistas, acabó con diez el conjunto francés a falta de un cuarto de hora y pudo sufrir una derrota más amplia. Jagoba Arrasate prometió que la Real sería fiel a su estilo en el estadio del Lyon y la Real Sociedad se mostró como un equipo sólido y equilibrado en defensa y en el medio campo, y con dinamita en ataque. Con un remate al palo de cada equipo, de Carlos Vela cinco minutos antes de la brillante ejecución de Griezmann, y otro de Gonalons que podía haber dado en el tramo final alguna esperanza a los locales, la Real obtuvo una victoria de muchísimo mérito. Incluso de dominio insultante por momentos.