Compartir

De una tacada aterrizaron ayer en Valencia las dos nuevas incorporaciones del Levante. El primero en llegar fue Babá Diawara. El delantero procedente del Sevilla compareció en el aeropuerto de Manises sobre las 10 horas y, tras superar la revisión médica sin ningún contratiempo, firmó su contrato de cesión. Ahora sólo está pendiente de la presentación oficial.