Compartir

Usain Bolt es tan grande que todo lo que no esté a su altura parece minúsculo. Cualquier otro velocista del mundo hubiera matado por esos 9.77 segundos bajo un chaparrón y ligero viento en contra en la final de los 100 metros. O, como en el previsible desenlace de los 200, los 19.66 que son la mejor marca mundial del año. Pero en él estos registros fabulosos saben a poco. El jamaicano había anunci…