Compartir

De acuerdo al popular programa, personas cercanas a Rodríguez ez obtuvieron y filtraron documentos que vinculaban al jardinero Ryan Braun, de los Cerveceros de Milwaukee, y otros peloteros con el uso de sustancias dopantes.

“60 Minutes”, programa informativo de la cadena de televisión CBS, cita a fuentes no identificadas, para señalar que la filtración ocurrió en febrero, días después que el diario “Miami New Times” publicó documentos que vinculaban a la estrella de los Yanquis en con el escándalo de dopaje de la clínica Biogenesis.

En los documentos del “Miami New Times”, los nombres de Braun y uno de los compañeros de Rodríguez, el receptor venezolano Francisco Cervelli, aparecen borrados.

Sin embargo, de acuerdo a “60 Minutes”, allegados a Rodríguez consiguieron versiones no censuradas y las filtraron a Yahoo! Sports.

De inmediato, el abogado de Rodríguez, David Cornwell, negó las acusaciones de “60 Minutes”, las que calificó de otro paso más en la campaña de desprestigio y daño a la imagen de su cliente.

“Las acusaciones son falsas y son otro intento de dañar a Alex (Rodríguez), esta vez con una puñalada a la relación entre Alex y otros peloteros”, indicó en un comunicado enviado al programa. “Mientras Alex se concentra en el béisbol y afirma repetidamente que respetará el proceso apelativo, continúan las acusaciones falsas”.

Rodríguez fue suspendido por 211 partidos, hasta la temporada de 2014. Sin embargo, puede seguir jugando hasta que el juez Fredric Horowitz decida sobre su apelación, lo que no se espera que ocurra al menos hasta noviembre.

El comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, ayer, jueves, habló por primera vez sobre la dura suspensión impuesta a Rodríguez, que muchos consideran desproporcionada y fuera de lo que establece la reglamentación sobre dopaje y reiteró que su decisión fue “más que justa”.

“Me pase muchas horas pensando sobre el asunto y se que la decisión que tome fue la justa antes y ahora”, destacó Selig. “No tengo nada que cambiar a lo hecho porque mi obligación es la de cumplir con lo establecido, al margen de lo que piensen y digan los demás”.

Braun, nombrado Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Nacional en 2011, aceptó una suspensión de 65 partidos el mes pasado, mientras que el resto de los 14 peloteros sancionados, todos latinoamericanos, tampoco apelaron el castigo de 50 juegos a cada uno de ellos.

Nelson Cruz, Jhonny Peralta y Everth Cabrera están entre los jugadores que aceptaron suspensiones de 50 partidos el 5 de agosto por el caso de Biogenesis, una clínica de Florida que ofrecía tratamientos contra el envejecimiento y que es acusada de distribuir sustancias dopantes prohibidas entre los peloteros.

Rodríguez, de 38 años, admitió hace cuatro temporadas que utilizó sustancias para mejorar el rendimiento cuando jugaba con los Vigilantes de Texas, entre 2001-03, pero asegura que no lo volvió a hacer desde entonces.

Su castigo fue más del doble de la suspensión más larga previa por dopaje, sin que hasta el momento haya dado positivo a ninguno de los controles a que ha sido sometido.

La investigación de Grandes Ligas comenzó el año pasado después que el jardinero de los Gigantes de San Francisco, Melky Cabrera, arrojó positivo a niveles elevados de testosterona, al igual que su compatriota, el veterano abridor de los Atléticos de Oakland, Bartolo Colón.

Otro pelotero latinoamericano, el receptor cubano de los Padres de San Diego, Yasmani Grandal también dio positivo y fue suspendido con 50 partidos.

La investigación de las Grandes Ligas se intensificó el pasado enero cuando el “Miami New Times” publicó documentos que obtuvo de un exsocio de Biogenesis, Porter Fisher, que vinculaban a varios peloteros con la clínica.

La acción de Fisher fue el represalia contra el dueño y fundador de la clínica, Anthony Bosh, que no quiso devolverle una inversión de 4.500 dólares.

El pasado junio, las Grandes Ligas lograron un acuerdo con Bosch para que cooperase en el caso y ahí fue cuando el comisionado Selig dijo que Rodríguez no había querido ayudar en la investigación, inclusive que intento obstruirla, algo que el jugador de los Yanquis ha negado de forma sistemática.