Compartir

La Liga no varía. O sí. La competición española vuelve a contar con el Barcelona y el Real Madrid como los candidatos únicos a prolongar una superioridad que ha aplastado cualquier intento de rebelión. Si en el pasado solo el Atlético de Madrid osó interponerse entre los tiranos del torneo, al final acabó apartado por los dos equipos que solo compiten contra ellos mismos y contra los récords.