Compartir

El Hércules puede respirar tranquilo, ya que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) le dio ayer oxígeno al decidir que no descenderá al club alicantino a Segunda B ni le abrirá expediente por el presunto amaño del partido que disputó contra el Racing la pasada temporada. Paralelamente, el Levante experimentó la situación contraria, al ver cómo un nuevo partido suyo se encuentra bajo sospecha. En esta…