Compartir

Cuando Rafa Nadal decidió tomarse unos meses de descanso jamás se le pasó por la cabeza que su regreso resultaría tan espectacular. Relegado al número 5 por su ausencia durante gran parte del año pasado, el balear afronta con una salud de hierro y la confianza por las nubes un final de temporada en el que solo puede sumar títulos, como el Masters 1.000 de Montreal ante Milos Raonic, buenas sensaci…