Compartir

El Manchester United, con un doblete del holandés Robin van Persie, ganó en Wembley al Wigan (2-0) y logró la ?Community Shield?, primer partido de la temporada inglesa y primer título de David Moyes como entrenador de los ?diablos rojos?.

A pesar de que el rival juega esta temporada en la segunda división inglesa -el Wigan descendió el año pasado cuatro días después de ganar la Copa-, el United dio una grata impresión y borró las dudas que había generado durante la pretemporada. La ?Community Shield?, tradicional partido de apertura de la temporada en el fútbol inglés, enfrenta al campeón de liga (United) con el vencedor de la Copa de Inglaterra (Wigan). El equipo de Moyes sólo ganó dos de los siete partidos de la pretemporada, acumula derrotas contra equipos como el Yokohama Marinos (2-3 el 23 de julio), el Singha All-Star (0-1 el 13 de julio) o la más reciente, el viernes contra el Sevilla (3-1) en Old Trafford.

En esta ocasión, el United funcionó como la máquina precisa que fue el año pasado ante un rival que no le exigió emplearse al 100%. En el minuto 5 Van Persie recibió y cedió al francés Patrice Evra. El lateral sirvió al área donde apareció el ariete holandés para colocar el balón en el palo más largo del portero.

Con el encuentro de cara, el United se limitó a controlar al rival, con más ímpetu que clase en su búsqueda del empate. Las mejores noticias del campeón inglés llegaron con las incursiones por la derecha del joven marfileño nacionalizado inglés Wilfried Zaha, fichado este verano del Cristal Palace. Tuvo cuatro o cinco internadas que crearon mucho peligro en la zaga del Wigan y que auguran que será un futbolista importante este año. Poco a poco el Wigan fue ganando metros y estuvo a punto de empatar por medio del internacional irlandés James McClean en el minuto 34, pero su disparo, desde el pico del área pequeña, se marchó muy escorado.

Ya en la segunda parte Van Persie culminó una larga jugada en la frontal del área con un disparo que desvió el defensa James Perch a gol (58).

Con el Wigan volcado en lograr un imposible, el United encontró espacios y jugó con mayor comodidad. Danny Wellbeck también destacó en una recta final en la que se evidenció el abismo que existe entre uno de los grandes del fútbol europeo y un equipo que este año jugará en la segunda categoría.

Finalmente el equipo de Mánchester cosechó su primer título de la temporada, también el primero de David Moyes, sustituto de Alex Ferguson al frente del equipo.