Compartir

Los brasileños ratificaron así su absoluta hegemonía regional y volvieron a alzar el título de un torneo que ya han ganado 29 veces y perdieron sólo en 1964, cuando no participaron en el Suramericano que se disputó en Argentina y ganó entonces el equipo anfitrión.

Brasil y Argentina, que hasta ahora contaban sus partidos por victorias y no habían perdido ningún set, han garantizado las dos plazas que el torneo reservaba para el Mundial de Polonia, que se disputará el año próximo.

Los brasileños, además, se quedaron con la única plaza que el Suramericano ofrecía para la Copa de los Campeones, que se jugará en diciembre próximo en Japón.

En el primer partido de la última jornada, Colombia se impuso a Paraguay por 25-23, 25-13 y 25-15 y se quedó con el tercer lugar de la competición.

Ese resultado también le valió el cuarto puesto a la selección de Chile, que descansaba hoy, y hundió en el último lugar a Paraguay, que perdió los cuatro partidos que jugó en este torneo, disputado en el balneario de Cabo Frío, en el litoral de Río de Janeiro.

El Suramericano comenzó el pasado martes con la inesperada baja de Venezuela, la tercera potencia regional, que debió desistir de participar por problemas en el vuelo que la llevaría a Brasil.