Compartir

En ocasiones no hace falta ponerse el brazalete para sentirse capitán. Algo así debió sentir Éver Banega anoche. Durante la primera parte del partido frente a Olympiacos, la que disputó el argentino, Ricardo Costa ejerció esa función. Pero el argentino se sintió capitán desde mucho tiempo antes. Desde que llegó con el resto de compañeros a Mestalla. Djukic ha decidido que Banega lleve el peso del …