Compartir

Los jugadores del Valencia tenían una espinita clavada en la gira americana. Allí lograron dos convincentes victorias ante rivales de talla, como Inter o Everton, aderezadas además por un excelente nivel futbolístico. Pero aun así la felicidad era incompleta. El vestuario no olvida que en el único encuentro disputado hasta hoy en Mestalla fue incapaz de brindar a la afición un triunfo. La ovación …