martes, 29 septiembre 2020 2:35

Neymar se estrena como goleador blaugrana

Un entrenamiento más, un partido menos antes de la Liga. El Barça completó una nueva goleada en otra de las pachangas organizadas para esta pretemporada culé, muy productiva comercialmente pero de mínima exigencia deportiva, sobre todo, en la gira asiática en la que se encuentra inmersa ahora mismo la entidad blaugrana. No cabe la menor duda de que esta 'tournée' va a ayudar al Barcelona a seguir con su expansión internacional y a ayudar a abrir nuevos mercados y vías de ingresos, pero habría que ver si los jugadores piensan lo mismo sobre la validez del viaje para su preparación de cara a la exigente campaña que se avecina.

En esta ocasión, el rival era un combinado de la selección absoluta tailandesa y de su equipo sub-23, otro 'sparring' inconsistente y pazguato que se quedó anonadado ante el juego de tiralíneas de su insigne invitado.

Tata Martino quería entrenamientos entre tanto compromiso institucional. Este encuentro puede considerarlo como una práctica más. Sus pupilos se esmeraron en darle la intensidad mínima para que la hora y media que estuvieron sobre el cesped del coqueto Estadio Nacional de Rajamangala no se convirtiera en una pérdida de tiempo.

El rosarino, al menos, pudo sacar algunas lecturas positivas (siempre con un punto de realidad crítica por la escasa entidad del oponente). La mejor, que Messi está en forma y mantiene el gen competitivo que le impide relajarse incluso en una pachanga como la que disputó en Bangkok. 'La Pulga' marcó dos de los cinco goles que su equipo sumó en los 45 minutos que disputó, y participó en la mayoría de las acciones ofensivas. El argentino, que cuenta con una marcha más que el resto, es el baremo a partir del cual se mide todo lo que rodea al vigente campeón liguero y, por lo que está demostrando, el nivel que está marcando para que el resto de compañeros le siga parte del sobresaliente.

Pedro, trigoleador

Además, Neymar, aún algo perdido en la bien hilada tela de araña culé, marcó su primer gol y aguantó la primera parte sin problemas, pese a la anemia que sufre y que le ha hecho perder algunos kilos. El brasileño abrió el marcador, tras empujar a la red con la puntera un pase de Cesc. Pero Messi solo le permitió un minuto de protagonismo. Ese fue el tiempo que pasó entre el tanto inicial, en el minuto doce, y el penalti provocado y transformado por Leo.

El otro ariete en el once inicial fue Pedro. El internacional español no necesitó aparecer demasiado para conseguir un 'hat trick' que evidenció el mantenido oportunismo del canario.

El Barça estuvo intenso en la presión y rápido en las acciones de contragolpe ante los pardillos jugadores locales, y se empezó a vislumbrar las intenciones del entrenador argentino de combinar los habituales toques cortos, la búsqueda constante de espacios y el control culé con fogonazos de juego directo para romper el ritmo y la defensa contraria.

En medio de rumores sobre el interés por el brasileño David Luiz y por el danés Daniel Agger para reforzar la defensa azulgrana, Martino decidió apostar para el amistoso por colocar en el centro de la zaga a Frank Bagnack para acompañar a Piqué. Si el club acaba por no fichar a nadie y se conforma con la opción planteada por el técnico rosarino de confiar en que Carles Puyol regrese a tope tras su operación, el joven de 18 años podría convertirse en un recurso válido para el argentino, un fiel defensor del trabajo con la cantera y acostumbrado a tirar de las promesas del equipo filial en todos los clubes por los que ha pasado. El camerunés apenas tuvo trabajo, pero realizó la dudosa falta (por el más que posible 'piscinazo' del jugador tailandés y porque más que un penalti parecía, en todo caso, un lanzamiento al borde del área) que provocó el celebrado gol de Dangda -el jugador tailandés entrenó durante unos días con la primera plantilla del Atlético de Madrid-.