Compartir

El jugador del Bilbao Basket y la selección española Germán Gabriel cree que la presión debe traducirse en «ilusión» y no entiende que se considere un «fracaso» que este equipo no consiga el oro porque recordó que ellos son los «más ilusionados» por lograrlo, solicitando que se paren ya las comparaciones con los que no están convocados por diversas razones. «Yo traduzco la presión a ilusión, así si se entiende. No se entiende decir que si no levantamos el oro sería un fracaso. Nosotros somos los más ilusionados por levantar el oro, porque estas representando a tu país como porque estás representando al baloncesto de elite», señaló el pívot español tras el entrenamiento realizado en la mañana del martes.

Preguntado por las bajas, Gabriel piensa que la comparación es mala para la selección. «En este país hay calidad suficiente para que si hay jugadores que necesitan tomarse este descanso haya suplencias de sobra e incluso excedentes. Creo que la comparación es un error porque se pone una presión añadida», advirtió.

Por ello, apuntó que si se llevan el título será como si hubiesen cumplido con su «papel». «Si se consigue lo tenemos que celebrar como la primera vez, en mi caso lo sería, y si no se consigue pues habremos dado todo lo que esta selección ha podido dar», destacó. También cree que en lo deportivo no se «echará de menos» a nadie. «Afortunadamente en mi carrera he coincidido con muchos jugadores en diferentes equipos y sería perfecto que estuviéramos todos, pero España tiene la capacidad de aportar jugadores a pesar de las importantes bajas. Personalmente sí que los voy a echar de menos, pero en el rendimiento deportivo creo que hay gente suficiente para suplirlos», puntualizó.

El jugador nacido en Caracas quiso zanjar el tema de los jugadores que no están. «Hay que parar ya de compararnos con Ibaka y otros jugadores. Ellos por decisión deportiva o porque necesitaban descanso o recuperación no han venido a la concentración y se nos ha convocado al resto. Sería un error compararnos con selecciones de otros años, porque por ejemplo en mi caso empiezo de cero, es la primera vez que voy a jugar un torneo oficial, ni victoria ni medallas ni nada», dijo.

El jugador español, que como el mismo asegura está viviendo «una segunda juventud», confiesa que hasta que vio la lista no se creía la convocatoria. «Para mí he conseguido un objetivo. Es el reconocimiento al trabajo de los últimos años poder disfrutar del ambiente y el entorno humano que hay en este grupo», afirmó. En cuanto al papel que tomará en esta selección, Gabriel opina que no distará mucho de lo que lleva «desarrollando durante toda» su carrera. «Versatilidad, adaptación al rol que me pidan y apoyo al grupo», subrayó al respecto, aclarando que el estilo de juego de esta nueva selección aún no está «definido». «Sobre todo habrá mucha comunicación y versatilidad y la referencia interior será Marc Gasol», destacó.

El jugador del Bilbao Basket se mostró muy satisfecho con el pasado mes de julio, cuando fue convocado por la selección española y fichado por su nuevo club. «Ha sido algo increíble. Estas cosas no suelen pasar a los 32 años. El que te llame tu selección y que un equipo que juega en Europa y 'play-offs' generalmente me haya llamado para ficharme dos años es algo que primero me dejó de piedra y que ahora estoy asimilando», recalcó.

«Hasta que mi cuerpo o mi cabeza aguante. Por cabeza voy a aguantar más que físicamente. He empezado a disfrutar del baloncesto hace unos poquitos años sobre todo porque he encontrado un hueco en la Liga y en el campo y tengo la mentalidad de un chaval que está empezando su carrera», añadió.