Compartir

El crack portugués no se muerde la lengua para responder a los dardos del técnico y mantiene la incertidumbre sobre su renovación en el Madrid