Compartir

Tras la reunión de la Comisión Delegada destinada a estudiar la situación económica e institucional de los clubes, la LFP ha dado luz verde a la participación del CD Mirandés una vez cumplidas las exigencias.

El pasado martes, el propio presidente de la LFP, Javier Tebas, dejaba entrever el descenso administrativo del Mirandés a Segunda División B tras no haber podido reunir los 2,2 millones de euros de capital social.

Sin embargo, la aportación de Alfredo de Miguel, varios directivos y parte de la plantilla conseguía cubrir el capital social apenas unos minutos antes del final del plazo límite planteado.

Tras la complicada operación, el Mirandés ha estado esperando el visto bueno de la LFP y finalmente, éste ha llegado al incluir al equipo burgalés en la planificación de la temporada.