Compartir

Ésta ha sido la decisión emitida hoy por la Comisión Disciplinaria, en el marco de uno de los procesos deportivos abiertos por dicha trama y que en este caso se centraba en supuestas irregularidades en dos encuentros disputados en 2011: el Lazio-Génova del 14 de mayo y el Lecce-Lazio del 22 de mayo.

Estas condenas llegan después de que el pasado 10 de julio el fiscal de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), Stefano Palazzi, formalizara su petición para el envío a juicio del club romano y del jugador, junto con otros siete futbolistas, el Génova y el Lecce.

Sobre Mauri y los otros futbolistas pesaba la acusación de “ilícito deportivo”, mientras que los investigadores atribuían a los clubes una “responsabilidad objetiva” en los hechos, a causa de la participación de algunos de sus jugadores en esa red de fraude.

Además del Lazio, el Lecce fue condenado a pagar una multa de 20.000, mientras que el Génova ha quedado absuelto.

Este nuevo revés para Mauri llega poco más de un año después de su detención y posterior puesta en libertad, en el marco de la investigación de esta trama de amaño de encuentros y fraude.

El escándalo salió a la luz en junio de 2011, cuando la Fiscalía de Cremona ordenó la detención de dieciséis personas, a las que posteriormente se han ido sumando más arrestos hasta llegar a más de cuarenta.

La investigación por la Justicia ordinaria derivó en varios proceso deportivos, siendo el caso más conocido el del entrenador del Juventus.

Antonio Conte fue sancionado en primera y segunda instancia a 10 meses de inhabilitación, sanción rebajada en tercer grado por el Tribunal de Arbitraje Deportivo italiano a cuatro meses, por la omisión de denuncia en el supuesto amaño de un partido del que era su equipo en la temporada 2010-2011, el Siena.

El técnico, tras haber cumplido la sanción, pudo finalmente volver a sentarse en el banquillo del Juventus el 9 de diciembre de 2012, conquistando el 'scudetto' al cierre de la temporada.