Compartir

Quizás por ilusionar a los aficionados, quizás como regalo de bienvenida a su nuevo técnico o quizás para dar una alegría después de una «durísima» pretemporada, Sandro Rosell mostró sus cartas y anunció al mundo del fútbol que el Barça va a por el esperado central que fortalezca la maltrecha defensa azulgrana.

No habló concretamente de un hombre para reforzar la retaguardia, pero el presidente culé desveló en el Congreso Mundial de Peñas del Barcelona que el club incorporará a un jugador antes de finales de agosto.

El dirigente catalán reconoció que «no siempre» se puede fichar a aquel que se tiene como primera opción, sobre todo cuando la entidad de origen no quiere vender. Por eso, no será Thiago Silva el que llegará a la Ciudad Condal. Era el elegido de Tito Vilanova antes de su salida y de la dirección deportiva, pero el París Saint-Germain hizo todo lo posible para que el brasileño siguiera en la capital gala y el de Río de Janeiro acabó renovando hasta 2018, con un aumento de su ya cuantiosa ficha incluido.

Descartado el objetivo número uno, la pareja de Silva en la ?canarinha?, David Luiz, y el danés Daniel Agger son los dos aspirantes principales para vestir próximamente la elástica blaugrana. El pupilo de Mourinho en el Chelsea tiene a su favor que es un jugador joven (26 años), bien dotado técnicamente y con una proyección mediática importante. En su debe, algún que otro despiste táctico que suele arreglar con su excelente físico, y su elevado precio (su fichaje no bajaría de los 30 millones de euros).

Mientras, el defensor del Liverpool es una de las opciones preferidas por su buena relación calidad-precio. Menos dotado que el brasileño con el balón en los pies, es más disciplinado, y podría salir de Anfield por menos de veinte millones.

Tata Martino no ha querido aportar nombres a la lista de posibles incorporaciones, pero desde su llegada se habló de la posibilidad de que fuera Santiago Vergini el deseado por el técnico argentino. Pero el que fuera pieza clave en la magnífica pasada temporada de Newell?s Old Boys a las órdenes del entrenador rosarino ha sido finalmente cedido al Estudiantes de la Plata, por lo que no se descarta que en los despachos del Camp Nou se guarden algún as en la manga y sorprendan a ultima hora con algún tapado si fallan David Luiz y Agger.

El nuevo técnico ni siquiera exige un fichaje que llegue con el cartel de titular indiscutible. De hecho, Martino prefiere a un hombre que se pueda alternar sin problemas en el once inicial con el veterano Carles Puyol y repartir minutos y partidos importantes sin necesidad de crear tiranteces innecesarias en el vestuario.