Compartir

Campbell consiguió un registro de 53.24 por 53.26 de Franklin, 53.61 de la sueca Sarah Sjostrom y 53.93 de la alemana Britta Steffen, con 53.93. La germana tiene el récord del mundo en 52.07 desde los Mundiales de Roma 2009, cuando se nadaba con los bañadores fabricados con plástico que fueron prohibidos desde el 1 de enero de 2010.

En los 4×200 libre femeninos, el cuarteto chino fue el más rápido con 7:52.50 por delante del australiano, con 7:52.69, y el estadounidense con 7.53.03.

China formó con Ye Shiwen, Shao Yiwen, Guo Junjun y Zhan Wenqing; Australia, con Brittany Elmslie, Emma McKeon, Ami Matsuo y Alicia Coutts y Estados Unidos con Chelsea Chenault, Karlee Bispo, Madeline Dirado y Jordan Mattern.

El estadounidense Tyler Clary fue el más rápido en los 200 espalda con 1:56.76 a 0.42 del británico Craig Mcnally y a 0.43 del estadounidense Ryan Lochte.

En las series de los 200 braza, una estadounidense, Micah Lawrence, se apuntó el mejor tiempo para las semifinales de esta tarde en el Palau Sant Jordi. La danesa Rikke Moller Pedersen se clasificó a 0.46 de la americana y la rusa Yuliya Efimova lo hizo a 1.39.