Compartir

Querejeta ha analizado hoy la situación económica y deportiva del grupo Saski Baskonia, que tiene un presupuesto de unos 11 millones de euros para este año, que se ha visto obligado a reducir en las últimas temporadas.

Por ello, ha pedido la implicación de todos, tanto del sector privado como del público.

“Hemos tenido que reducir el presupuesto de una forma importante y no sabemos si tendremos que reducirlo aún más porque todavía quedan algunas negociaciones que no están cerradas”, ha explicado.

No obstante, ha puesto de relieve que si se quiere que un equipo profesional como el Laboral Kutxa, en una ciudad pequeña como Vitoria, genere “un retorno social y económico” y sea “un estandarte a nivel internacional, es evidente que tiene que ser con la complicidad de todos”.

“Si esas complicidades van fallando esto caerá y no podremos competir a ningún nivel” y además habrá “repercusiones a nivel económico, social y en nuestro grupo, porque los puestos de trabajo que tenemos (unos 300) se pondrán en peligro”, ha advertido.

Ha recalcado que el Baskonia ha demostrado que Vitoria “puede competir con las mejores ciudades de Europa” y eso “hay que mantenerlo, porque eso redunda en beneficio de todos”.

En caso de que no se logre, ha asegurado que no se le pasa por la cabeza “estar al frente de un equipo que no pueda competir”.

En el aspecto deportivo, ha comentado que, aunque la plantilla podría considerarse cerrada porque se cumplen los cupos, no descarta aún algunos cambios.

“No voy a hablar de nadie en concreto, pero puede haber algún cambio. Casi nos queda un mes para empezar la pretemporada, además este año el mercado se está moviendo muy despacio y muy tarde y es posible que todavía haya algún movimiento”, ha señalado.

También se ha referido a las distintas ligas europeas y ha constatado que las nacionales “han tenido un retroceso”, tanto en Italia, como en Grecia, y también en la Liga Endesa.

“La liga que más posibilidades tiene de crecimiento es la Euroliga porque tiene los mejores equipos europeos. Lo que nosotros seamos capaces de hacer en esa Liga y en la ACB es lo que va a determinar el futuro”, ha vaticinado.

Respecto a que la Euroliga se juegue los fines de semana ha reconocido que eso no es más que un “rumor” pero ha considerado “lógico que las mejores competiciones quieran jugar los días en los que hay más posibilidades de llenar pabellones” y que son también “más interesantes para las televisiones y los patrocinios. Ahora los días clave de la competición profesional son los fines de semana”, ha concluido.