Compartir

El club lisboeta, que facilitó esta información a petición de la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) de Portugal, explicó que recuperó tanto los derechos económicos como los deportivos que pertenecían a la entidad BE Plank, una sociedad de representación de jugadores de Agapito Iglesias, el presidente del Zaragoza,  y a este mismo club de fútbol Zaragoza, respectivamente.

El madrileño Roberto había sido traspasado en agosto del 2011 del Benfica al Zaragoza en una polémica y rocambolesca operación que llevó a una sociedad española a desembolsar 8,51 millones de euros por los derechos económicos del guardameta y al Zaragoza 86.000 euros por los derechos deportivos.

La semana pasada, el jugador fue confirmado como refuerzo del Atlético de Madrid, su club de formación, por cuatro temporadas, aunque la próxima su destino será el Olympiacos griego, en régimen de cesión.

En su comunicado, el Benfica expuso que la recuperación de ambos derechos adviene del “incumplimiento” de la entidad BE Plan, sin aportar más detalles. De este modo, los “encarnados” negociaron con el Atlético la venta de Roberto, de 27 años, a cambio de seis millones de euros.

Los derechos federativos del atleta, no obstante, no pertenecerán al Atlético hasta el 1 de julio del 2014, puntualizó el club luso. “Así, por acuerdo entre las partes y el jugador, fue este último cedido a título de cesión, hasta el 30 de junio del 2014, al Olympiacos FC”, concluye la nota aclaratoria del Benfica.