Compartir

El ariete internacional sigue a la espera de que se concrete su traspaso al Tottenham Hotspurs y hoy saltó con unos minutos de retraso respecto a sus compañeros al terreno de juego y se ejercitó al margen de ellos, junto a Sergio Canales, quien se recupera de su lesión.

El futbolista valenciano siguió un plan distinto al de sus compañeros al haberse incorporado más tarde a la pretemporada, si bien su salida del club podría ser cuestión de horas.

En este sentido, el presidente del club, Amadeo Salvo, señaló hoy que no ha habido novedades en las negociaciones y que se encuentran a la espera de que el club londinense acepte las condiciones de pago exigidas por el Valencia de los 30 millones de euros en los que se ha cifrado el traspaso.

Antes de que el Valencia iniciara su entrenamiento vespertino la primera plantilla recibió la visita de los árbitros Mateu Lahoz y Pau Cebrián, quienes explicaron durante media hora a los jugadores algunos aspectos de la reglamentación para esta temporada, como la interpretación de las manos o los fuera de juego.

Mientras Soldado y Canales entrenaban al margen, los jugadores Víctor Ruiz y Joan Bernat se reincorporaban al grupo, tras haber superado sus molestias musculares, el primero, y una gastroenteritis el segundo. La única ausencia fue la del mexicano Andrés Guardado, que estará tres semanas de baja por lesión.