Compartir

El partido, sin duda, estuvo marcado por los dos errores desde el punto fatídico a cargo de Noruega (m.29 y 60), pues los lanzamientos a cargo de Ronning y Gulbrandsen, respectivamente, resultaron excesivamente centrados y ello facilitó la buena actuación de la meta alemana.