Compartir

Las diez integrantes del equipo español de 'sincro', transformadas en reinas del rock, en sirenas reencarnadas en Elvis Presley, completaron ayer un campeonato del mundo de ensueño. Con la plata en el combo, la disciplina más libre y creativa de todo el calendario de la sincronizada, la selección nacional logró la tercera plata del torneo y la séptima medalla de la semana, un balance sobresaliente…