Compartir

La primera jornada del trofeo que el Unión Club de Astillero ha organizado para homenajear a Manolo Preciado resultó un festín de goles y toda una celebración que sirvió para recordar al entrenador fallecido el pasado año y cuya efigie presidió los dos partidos desde una lona situada en una de las bandas del campo.