Compartir

Belmonte, de 22 años, es la única nadadora nacida y entrenada en España que ha subido a un podio olímpico.

Lo hizo el año pasado al recoger la medalla de plata en el complejo acuático de Londres 2012, cuando fue segunda en los 200 mariposa y en los 800 libre, tras la china Liuyang Jiao y la estadounidense Katie Ledecky, respectivamente, en esas finales.

Mireia llega en buen estado de forma a la cita de Barcelona. Parecido al del año pasado, según ha reconocido ella misma, tras una temporada en la que comenzó a entrenar tarde por sus problemas con el CN Sabadell tras haber ganado las dos platas en la capital británica.

La vuelta con su entrenador, el francés Fred Vergnoux, y el hecho de haber fichado por la UCAM Murcia parecen haberle devuelto la estabilidad necesaria para repetir los éxitos.

La nadadora de Badalona (Barcelona), de 22 años, tiene un programa muy largo y exigente en los próximos ocho días: con plazas en los 200 estilos y 400 libre, el primer día; 1.500 libre, el lunes; 200 mariposa, el miércoles; 800 libre, el viernes; y 400 estilos, el domingo 4.

Por su parte, Rafa Muñoz es el máximo candidato en el conjunto masculino después de que no se clasificara el año pasado para los 100 mariposa en Londres 2012 y que su mejor distancia, los 50 mariposa, no sea olímpica.

Muñoz, nacido en Córdoba en 1988, tiene el récord del mundo en los 50 mariposa y en una prueba tan explosiva y con un nadador tan “de momentos” puede ocurrir cualquier cosa. Ahora mismo es el noveno de la clasificación anual de la FINA, con 23.27, en una lista encabezada por el francés Frederick Bousquet, con 23.00.

Melanie Costa, en los 100, 200 y 400 libre; Duane da Rocha, en las tres distancias de espalda; Merche Peris, en los 50 y 100 espalda; Marina García, en las tres de braza; Bea Gómez, en las de estilos y los 800 libre; Erika Villaecija, en los 1.500 libre; Judit Ignacio, en los 200 mariposa; Jessica Montero, en los 50 braza; y Patricia Castro, en los 200 libre, aspiran a entrar en las finales y pelear, por qué no, por las medallas en las pruebas femeninas.

Aschwin Wildeboer, en los 50 y 100 espalda, es, además de la de Rafa, la otra gran opción entre los hombres.

España presentará cinco equipos de relevos: tres femeninos, en los 4×100, 4×200 libre, y el 4×100 estilos; y dos masculinos en las dos pruebas libres.