Compartir

Ayer, por la mañana, tocó gimnasio para todos los jugadores bajo las órdenes de José María Lana, el preparador físico del Racing. Pesas y otros ejercicios bajo cubierta durante unas dos horas. Fuera, con una bolsa con hielo en la rodilla, el delantero cántabro Julián Luque se entretenía jugando con dos niños, uniformados con la camiseta del Racing y el nombre de J. Luque en la espalda. En un grupo…