Compartir

«Tras el intento a cima del Gasherbrum I del pasado 21 de julio, tres de los integrantes de la expedición fallecieron: Abel Alonso, Álvaro Paredes y Xevi Gómez. Hoy, 26 de julio, en un último intento de localizar a nuestros compañeros con vida, tras no contactar con ellos desde la mañana del día 22, y dada la climatología adversa existente durante estos días en altura, hemos dado un vuelo de reconocimiento confirmando nuestras peores expectativas: los tres compañeros han fallecido. El equipo de rescate de sherpas confirma la misma noticia. En estos duros momentos rogamos el máximo respeto a familiares, amigos y compañeros… Lo peor se ha confirmado. En nombre de Alfredo, de su familia y del nuestro, todo el agradecimiento a las familias de Abel, Álvaro y Xevi por todo su apoyo y su ayuda. Desde aquí les enviamos todo el cariño del mundo en estos momentos tan duros. No hay palabras». Eran las 19:00 horas cuando desde el campo base del Gasherbrum I se emitió el comunicado. Había sido un intenso día de búsqueda sin sentido. Uno más en una semana agónica. Abel Alonso, Álvaro Paredes y Xevi Gómez se perdieron el pasado domingo en el descenso del G1, después de haber hollado la cima. Desde aquella fatídica fecha estuvieron a su suerte, peleando contra la montaña.

Las familias de todos ellos estaban «preparadas para lo peor» después de tanto tiempo de espera, según admitió Javier Garrido, responsable de Aragón Aventura. «No se puede continuar la búsqueda de los cuerpos. El acceso es peligroso y no se puede poner en riesgo a otros expedicionarios», indicó Garrido. En los últimos cinco días ninguno de los tres pasó por los diferentes campos que se asientan a las faldas del coloso del Karakórum, por lo que a los tres se las dio por fallecidos.

Alfredo García llegó a primera hora de este viernes al Campo Base después de un descenso vertiginoso del Campo 3 al 1 el jueves junto a Mariano Galván. Acudió con la intención de subir rápidamente hacía la montaña. Durante el descenso mascó el ascenso en helicóptero. Quería ayudar a sus compañeros, aquellos con los que había compartido el último mes en el Karakórum. Junto a él, David López. El aranés llegó días antes del campo base. Fue quien se dio la vuelta a escasos 100 metros del pico y quien se cruzó, junto al riojano, con el trío de montañeros que hizo cima el domingo, sobre las 16.00 horas.

Los helicópteros de rescate volaron este viernes. Estaban preparados en Sharku desde días antes, pero la meteorología se convirtió en una barrera insalvable. García y López se subieron a ellos, pero no divisaron a los tres montañeros españoles. «Dos helicópteros partieron hacia el Gasherbrum I a las 11:30 h. y regresaron a las 17:00 h. No vieron nada», explicó Said Anwar, responsable de Lela Peak, la agencia paquistaní que organizó el ascenso de la expedición española. «No creo que haya más búsqueda. El tiempo no es bueno y cuando una persona se encuentra desaparecida a más de 7.000 metros de altura durante cinco días es imposible aguantar con vida. Es un momento triste», añadió.