Compartir

Ponerse un listón alto en el mundo del deporte permite, si no se consigue cristalizar una negociación, que el club de turno suba, por propia inercia, el nivel de la propuesta alternativa. Algo parecido se está cocinando en los últimos días en el Valencia. Ni Amadeo Salvo ni Braulio Vázquez están viviendo con los brazos cruzados los últimos capítulos del 'culebrón Soldado'. Y en el club se siguen d…