Compartir

Ante la fuerte demanda el club anfitrión ha decidido sacar esta mañana a la venta las entradas de la tribuna sur que no han sido reclamadas por los patrocinadores corporativos y los invitados, según su página web. Así, el conjunto blanco se encontrará en su visita con una afición entregada que llenará el Goldsands Stadium.

A través de la página web el club inglés han instado a los aficionados que se desplacen en coche, y que lleguen con la suficiente antelación al estadio. También les ha invitado a buscar aparcamientos alternativos, ofreciéndoles incluso la opción de estacionar sus vehículos en un espacios cercanos tras llegar a un acuerdo para que permanezcan abiertos, excepcionalmente, hasta el final del choque.

Además, en previsión de que se complete un aforo superior a las 11.000 aficionados, el AFC Bournemouth abrirá las puertas casi dos horas antes del pitido inicial, para que la entrada de espectadores se produzca de forma escalonada.

Precauciones y consejos que forman parte de una fiesta que además contará con varios actos paralelos. Uno de ellos será la reapertura de la tienda oficial, que estos días permanece cerrada. Otro, la inauguración de una grada con su nombre por parte de Ted MacDougall, segundo máximo goleador de los “Cherries” y ex jugador del Manchester United y el West Ham.

Asimismo todos aquellos que lo deseen podrán escuchar, previo pago, la narración del encuentro a través de canal que el club tiene en internet. Ejemplos todos ellos de un despliegue inusual para el que no han dudado en definir como “uno de los partidos más importantes” desde el nacimiento de la entidad.