Compartir

Tras el golpe, que fue involuntario, el guardameta le pidió disculpas y abrazó a su entrenador.

Los presentes no pudieron contener la risa tras ver las
muestras de dolor en la cara de Guardiola
y el accidente quedó en la
anécdota del día.

Durante la sesión, las miradas se concentraron, además de en el exentranador azulgrana, en los nuevos fichajes: Mario Götze -que aunque lesionado, se unió a la foto- y Thiago.