Compartir

En el Atlético todavía se tiran de los pelos al ver la progresión geométrica del delantero Álvaro Morata, tan convencido de poder triunfar en la primera plantilla del Real Madrid que desoye los cantos de sirena que le llegan desde Sevilla, donde se han fijado en él como el mejor sustituto posible de Negredo tras el traspaso del 'Tiburón de Vallecas' al Manchester City.