domingo, 27 septiembre 2020 19:45

Froome se ?desnuda? para ser creíble

La tormenta que ha desatado a nivel mundial el rendimiento del líder del Tour, Chris Froome, ha llevado a su equipo, Sky, a dar a conocer todos los datos que maneja del sudafricano desde 2011, entre los que se incluyen valores como el peso, y las variaciones que ha tenido en ese apartado, potencia media y máxima desarrolladas, tiempo de subida, consumo de oxígeno.

Ha aceptado que un experto francés, Fred Grappe (un biomecánico que está licenciado en psicología y entrenamiento deportivo), los analice para el diario L? Equipe, aunque algunos de esos datos no quieren que salgan a la luz pública, pero sí que han permitido que este doctor en ciencias pueda verlos.

Grappe es también entrenador de La Française des Jeux desde el año 2000 y lo ha sido de la Federación Francesa de Ciclismo entre 1998 y 2008. Y lo que ha dicho ese analista es lo siguiente. «Tiene un potencial aeróbico fuera de lo normal, con una potencia máxima muy elevada, y un consumo de oxígeno muy cercano a los límites científicos y fisiológicos conocidos. La potencia máxima que es capaz de desarrollar durante un esfuerzo máximo está muy por encima de la de un deportista normal».

También ha hablado de su peso, que suele ser de 68 kilos por las mañanas, «que tiene variaciones lógicas, inferiores a los 900 gramos, lo que desmuestra que la potencia que lleva desarrollando durante los dos últimos años es relativamente estable. Sus cualidades de recuperación son importantes. Por eso es capaz de desarrollar toda su potencia cercana al cien por cien».

Los tiempos de subida que marcó en en Ax 3 Donmaines y el Mont-Ventoux son coherentes con los que ha marcado en todas las ascensiones que lleva realizadas desde 2011. Su perfil ha registrado cambios mínimos, aceptables».

El corredor, de acuerdo

La impresión que saca Grappe es que el potencial que está exhibiendo en este Tour es similar al que tenía desde 2011. De todas las conclusiones a las que ha llegado el citado experto hay que decir que son con el método de trabajo que él ha aplicado.

Hay otros especialistas que emplean métodos diferentes. Hablando de cifras hay que decir que Froome ha pasado un total de 19 controles antidopaje desde que ha comenzado el Tour, trece de ellos de sangre u orina, tanto como ganador de etapa, como de líder o controles sorpresa, además de seis controles para completar su pasaporte biológico.

Independientemente de todo ese seguimiento, desde que ha comenzado la temporada ha tenido 29. Veintitrés de esos controles fueron en competición, 17 de ellos sanguíneos o de orina, seis para el pasaporte biológico y seis fueran de competición, que a su vez se han dividido en dos de orina y cuatro para el control biológico.

En total, hasta el Mont-Ventoux, Froome ha sido controlado en 48 ocasiones, que no está nada mal.

Todos estos datos han sido dados por el equipo Sky, de acuerdo con el corredor, al que le ha molestado mucho que se dude de sus triunfos, de la forma en que los consigue. Es el primer líder del Tour de Francia que exhibe tantos números de su trabajo, de sus condiciones físicas.

Lance Armstrong también puso en internet parte de sus datos, aunque no de forma tan exhaustiva como Froome, que es el primer deportista de alto nivel que lo hace.

Que uno sepa, ni los altetas, ni los esquiadores, ni ningún tipo de deporte colectivo ha sido tan contundente. Será que no les hace falta, a diferencia del ciclismo, en el que se cuestiona todo.