Compartir

Madrileño por madrileño. Esa es la idea que sobrevuela por la cabeza de 'Monchi' una vez que se confirmó en la tarde del miércoles la marcha de Álvaro Negredo al Manchester City por un montante total de 28 millones de euros (25 fijos de los cuales dos tercios se pagarán al contado, más tres variables en función de partidos jugados y objetivos). Con el vallecano haciendo las maletas para irse a vivir a Inglaterra, el secretario técnico aceleró en las últimas horas las negociaciones con el Real Madrid para el fichaje de Morata. El pasado martes el propio dirigente rojiblanco llamó al jugador 'merengue' para convencerlo, pero este dio una primera negativa a la entidad de Nervión. Según comunicó el delantero de la sub-21 su objetivo es estar otro año más, como mínimo, en la primera plantilla madridista, para ganarse un puesto de titular.

Desde el entorno del jugador se asegura que Ancelotti le ha prometido toda la confianza necesaria de cara a la temporada que se presenta y el ariete blanco tiene buenas sensaciones para triunfar en Chamartín. Sin embargo, en las oficinas del Bernabéu no las tienen todas consigo ya que andan a la búsqueda de un '9' de renombre que satisfaga lo pedido por el técnico italiano en su nueva andadura. Con la explosión experimentada por Jesé en el tramo final de la pasada campaña y el 'overbooking' que podría haber en la delantera madrileña si llega esa otra estrella, la dirección deportiva del Madrid ve con buenos ojos su salida. Pero con condiciones. La intención es traspasar el jugador a la plantilla nervionense a cambio de aplicar la 'Cláusula Carvajal', consistente en la posibilidad de ejercer durante dos años una opción de recompra por entre 10 y un 15 por ciento más del valor que pagaría el Sevilla (alrededor de los 10 millones de euros). Asimismo, tendría derecho de tanteo en el caso de una futura venta a otro club en este periodo.

Con 'Monchi' intentando convencer a Morata para que sea el tercer delantero de la plantilla, Gameiro, la joven promesa del PSG, está en la recámara. Aunque su situación es más compleja, lo cierto es que una ficha tan alta y las costosas pretensiones del jeque parisino hacen inviable su traspaso por el momento. En la entidad sevillista son conscientes que buscarle sustituto al máximo goleador nacional de la última Liga con 25 tantos no será tarea fácil. Bien lo sabe José María del Nido, quien hizo su papel de anfitrión en la despedida de Negredo, asegurando que esta venta «es la segunda operación más importante de la historia de la entidad», después de la llegada de Dani Alves al Barcelona en el verano de 2008 por 35 millones.

El futbolista, emocionado, se despidió deseando suerte a todos: «Solo puedo dar gracias a la mejor afición de España». Aseguró que se marcha para progresar como jugador, ganar títulos y, lo que es más importante para él, demostrarle a Del Bosque que se equivocó en no llevarlo a la Copa Confederaciones. Esta es una espina clavada, según ha admitido en más de una ocasión el flamante jugador 'citizen', y espera que el Mundial esté más cerca ahora que se marcha a la Premier. También ha influido su nuevo salario, toda vez que cobrará 4,7 millones netos de ficha por año en cuatro temporadas. Igual de contentos están Rayo Vallecano, Real Madrid y Almería. Los primeros verán 840.000 euros y los segundos 280.000 cada uno en conceptos de mecanismo de solidaridad y derechos de formación que establecen las leyes FIFA.